jueves, 20 de octubre de 2016

MONTE ARABÍ I

Podéis creerme si os digo que cuando decidí hacer este recorrido, solo me alentó el valor paisajístico que pudiera encontrar, ya que poco o nada sabía de los otros atractivos más relevantes que sin duda atesora esta ruta. Y este modo un tanto anárquico, sin método que practico, no solo para organizarme las excursiones sino también para elaborar este blog, debo decir que tiene algo de premeditado. Me gusta dejar algo para la improvisación, para la aventura, para la sorpresa, para el asombro. Me aseguro de no perderme, con el track del recorrido, pilas frescas y de recambio en el gps, estudio el mejor itinerario para llegar al punto de inicio y todo lo demás lo elaboro a posteriori, incluida la información obtenida de internet que combino con las propias impresiones con que reseño mis fotografías. Esta forma de hacer las cosas, tiene el inconveniente, entre otros, de que a veces te dejas sin explorar lugares de interés o de cierta importancia, sobre todo, si el autor del track no los ha tenido en consideración y los pasa de largo. Pero tiene la ventaja de que al llegar a un lugar notable, destacado, extraordinario, que no te esperas, del que no tienes conocimiento, entonces te sorprende, te impresiona, te maravilla, te desconcierta y por los clavos de cristo que el monte Arabí me ha sorprendido, sobre todo a la hora de buscar explicaciones a las sensaciones que experimenté mientras recorría este mágico, fascinante recorrido.
Este recorrido circular al monte Arabí, me lo proporciona como siempre wikiloc y por ende su autor, un tal Isidoromf, que es montañero wikilero cuyas rutas publicadas en la referida web, siempre constituyen garantía de buen hacer y excelsa descripción. Para llegar al Monte Arabí, partiendo desde Cehegín, esto es, de la zona del nororeste, yo hice una variación respecto de la que él indica, que consiste en coger desde la circunvalación o vía rápida de Jumilla, la A-11 dirección Fuente Álamo, y mucho después de haber pasado Las Casas de los Pollos, llegando al cruce con la MU-404, coger por esta a la derecha y en cuestión de unos pocos kilómetros se toma a la izquierda la pista que te conduce a la Casa del Guarda, inicio de ruta. Te ahorras el tener que llegar a Yecla para luego retroceder buscando el monte Arabí. Además, visto lo visto y lo excesivamente sencillo, pronto y sin esfuerzo que resultó llegar hasta el tubo del vértice geodésico, yo describiría el círculo al contrario del que se propone, es decir, sentido inverso a las agujas del reloj, para así proporcionarle más aliciente y mérito, ergo esfuerzo, el llegar hasta el punto más elevado de la ruta. (1068m)
El monte es un lugar cargado de historia, se dice que también de dramáticos sucesos (batallas en tiempos de árabes) y otros afirman que el lugar era hace miles de años como hoy pudiera ser Santiago de Compostela o Lourdes, ya no en el sentido religioso, pero sí en el de peregrinación de gentes. En el cerro del Arabilejo (o cerro del Moro) todavía se conservan restos de una muralla de la fortaleza de un antiguo poblado. No se han practicado hasta el momento ningún tipo de excavaciones en este lugar, que a buen seguro darían buenos resultados y sorprendentes descubrimientos que aportarían un poco de luz en la desconocida historia del Monte Arabí. Otros afirman que bajo el monte se halla una importante acumulación de Uranio, Magnetita, o pasan grandes corrientes de agua, o telúricas, que son los causantes de que algunas personas sientan extrañas sensaciones al pasear por el monte. Incluso se habla de curanderos que acuden al monte a "cargar sus energías" o a que les sea dado el "Don" de sanar. El Monte Arabí aparece en la "Guía Mágica de España"
Si hay una leyenda realmente conocida y famosa sobre el Arabí entre todos los Montealegrinos y entre todos sus visitantes (que vienen de muchas, variadas y lejanas regiones) es "La Cueva del Tesoro", de la que se dice que tras recorrer una serie de estrechos pasadizos, se llega a una gran puerta custodiada por dos vigilantes armados, tras la cual se encuentra un gran preciado tesoro. Otros dicen que esta cueva era en realidad una salida secreta de la fortaleza del Arabilejo (se encuentra a escasos 500 metros). La realidad, a día de hoy, es que dicha cueva ha sido explorada en su totalidad (o eso creemos) hasta que llega un momento en que por la estrechez de sus pasadizos, no es posible el paso de ninguna persona, pero la cueva continúa más allá... Lo cierto es que hay un relato que se cuenta que ocurrió en el siglo XIX, en el que se narra que llegaron al lugar dos hombres a caballo, pidiendo a los labradores de la zona que cuidaran de las monturas hasta su vuelta. Pasados tres días, los hombres volvieron del monte cargados con unos sacos, cuyo contenido se ignora. Se marcharon, no sin antes agradecer a los labradores su cuidado con unas piezas de oro...
En febrero de 1979 fue observado un gigantesco objeto con forma de cilindro, en la vertical, sobre el monte Arabí, de un tamaño nada menos que 800 metros de altitud. En la base de dicho objeto evolucionaban varios puntos luminosos. El testigo fue Antonio Moliina Mir.
Julio de 1991, 1:00 AM. El conocido radioaficionado Pedro Ortiz, que volvía de viaje de Madrid en compañía de un familiar, se vio obligado a detener el vehículo ante el paso rasante sobre el suelo y la carretera de una esfera luminosa de gran tamaño que les impedía el paso. Otras esferas de menor tamaño subían y bajaban por el Cerro de Los santos, situado a escasos metros de la carretera. En cuanto la carretera quedó despejada, continuaron el viaje lo más rápidamente posible, alejándose de tan misteriosas luces.
Entre los años 1983 y 1985 hubo en Yecla una especie de "oleada OVNI", con gran cantidad de testigos que pudieron observar misteriosas luminosidades evolucionando sobre los montes y sierras que rodean Yecla y el Arabí.
Al comenzar a caminar, y eran pasadas las diez, imperaba en derredor una recia y perezosa bruma que resistíase a disipar.
Por eso nos tomamos con mucha calma los primeros metros de andadura pues la visibilidad no era mucha y temía encaramarme a lo más alto y encontrarme un horizonte cubierto por la niebla. ¡Vaya fiasco sería para las expectativas paisajísticas que depositadas tenía en esta ruta...!
Pero con paciencia y una caña, todo se apaña, así que, la niebla comenzó a desvanecerse y en cuestión de minutos, el horizonte quedó despejado
Pero es que no me he tropezado en mi vida de relativo novicio senderista con tubo geodésico más cómodo y menos exigente para alcanzarlo que este del monte Arabí. Vamos, ni una triste gota de sudor requiere para plantarse en sus barbas...
Aunque eso sí, las vistas en los 360º son para recrearse y disfrutarlas a tutiplen. Lugar ideal para comerse el bocata pero virgen santa, ¿quien se pone a zampar, a la media hora de haber comenzado a caminar, sin siquiera haber hecho medio hueco en el estómago...?
Viky, desafiando a las alturas. No conoce el miedo ni el vértigo
En la cima nos tropezamos con un brontosaurio tomando el sol cual vulgar lagartija. 
Ya nada es lo que era.
Parques eólicos, muy frecuentes por estas latitudes
El monte Arabí destaca del resto de sierras y montañas de los alrededores por su peculiar modelado geológico. El modelado kárstico y la erosión de agua y viento, han configurado cuevas, galerías y formas ciertamente curiosas en sus rocas. Algunas de estas formaciones geológicas son:
    Cueva de "La Horadada", perforada en su techo por la acción erosiva del agua. Está situada en la ladera Noreste.
    "La Puerta de la Iglesia", que es en realidad un acantilado situado en el Norte del monte, en el que la roca tiene una forma que recuerda vagamente a la de la puerta de la Iglesia de la Asunción o Iglesia Vieja de Yecla.
    Cueva ubicada en la parte de arriba de la "Puerta de la Iglesia" desde donde pueden verse unas preciosas vistas.
    "Cueva del Mediodía", que en el momento en que se cubre totalmente de sombra indica que es mediodía solar. De hecho, los lugareños se guiaban por la sombra de esta cueva para volver a sus casas para comer tras una mañana de trabajo en el campo. Está orientada al Este.
    "Cueva del Tesoro", que es una galería subterránea de entre 50 y 100 metros de largo. Está situada en el sudeste, en la falda del monte, junto a la llamada Casa del Guarda.
    "El cerebro", que es simplemente una zona concreta en la ladera Este en la que la erosión alveolar provocada por el viento es muy pronunciada.
Esta zona es realmente misteriosa, muy singular. La oquedad que desde mi posición se advierte a unos metros de mí y sobre la que se halla Viky corresponde al techo abierto de la cueva de la Horadada. Supuso todo un espectacular hallazgo para mí. No me esperaba algo así en el transcurso de la ruta.
Viky circundando la cavidad, al filo del abismo, como San Roque por sus viñas...
Esta criatura es una suicida...repelús y flojedad en las piernas me entraron cuando me asomé al hueco y comprobé su caída libre al vacío...
Estupendos videos sobre el Monte Arabí, hallados en youtube que vale la pena visionar, los cuales, una excelente banda sonora los adereza. 
¡Para ser disfrutados al máximo!
              

              
FINAL PRIMERA PARTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario