viernes, 28 de noviembre de 2014

DEFINITIVO RECORRIDO FALCO 2014 (ESTA VEZ SÍ QUE SÍ)

JAJAJA
Sí, ya se que puedo volver majara a más de un@ pero ahora sí que me atrevo a afirmar rotundamente que este será el recorrido definitivo de la próxima

Es que a mí mismo el padre creador de la FALCO me ha vuelto tarumba porque parecía no terminarse de aclarar con los kilómetros totales que podía permitirse. Pero vamos, nada que no ocurriera también el año pasado. Que sí era una pena no incluir los barrancos, que sí entonces nos pasábamos de kilómetros, que si...en fin, que diseñar un recorrido que tiene que ajustarse a unos parámetros determinados, no siempre resulta sencillo. Y si a estas dificultades, hemos de añadir las que pueden surgir y de hecho surgen, con algunos de los dueños de las fincas por las que pasa la prueba, entonces ya te puede entrar el beriberi. Una angustia y ansiedad del copón bendito. Pero el conde es un tío con suerte. Al final, de un modo u otro, siempre se le termina apareciendo la virgen.
Bien en forma de colaboradores que creyendo en su causa, arriman el hombro con denuedo, entusiasmo y audacia, sino también gracias a algunas marcas y entidades, públicas y privadas, sin cuya ayuda, la Falco resultaría imposible de todo punto realizarla.

Finalmente, los barrancos, se van a quedar fuera para la Falco del 2014. Ese tramo consume muchos kilómetros e incluirlo hacía rebasar tres kilómetros el límite de los 42 kms y pico disponibles. Mala suerte. A mí me gustaría que, ya que parece que los entusiastas del trail sienten verdadero frenesí por las duras carreras de montaña, cuanto más despiadadas mejor, pues prepararles una de 50 kilómetros redondos, realmente duros.
En fin, a ver el año que viene si PODEMOS y es posible.

El recorrido viene a ser practicamente el mismo que publicábamos hace unas semanas, que solo se ha modificado en la bajada desde el pico del Águila (que ahora quieren rebautizarlo por el de pico Andapijo) hasta cruzar la carretera para enfilar hacia el tramo nuevo de la subida al Campanario. Como el dueño de esta finca parecía ofrecer demasiadas trabas para el normal desarrollo de la prueba al paso por sus dominios, se ha optado por buscar hacienda de dueño que se mostrase algo más solícito y razonable.
En este punto se ha logrado casi la cuadratura del círculo al encontrarse el conde con un hombre no solo atento y servicial sino también seguidor de la anteriores Falcos que se disputaron por esta hermosa comarca. Al parecer, él mismo mostrará al conde un tramo de senda que aumentará sin duda, la genuina belleza que atesora el recorrido por este extraordinario lugar. 
La carrera mejorará notablemente en belleza y dureza al paso por esta bonita e inédita vertiente del campanario.
Después se descenderá hacia la pista de la umbría del Campanario, llegando a la altura según me han dicho de "la arqueta", que marca el punto más alto de este camino.
Desde este punto, se inicia en descenso vertiginoso, un tramo muy corredero que los falcotraileros aprovecharán para desentumecer las piernas y arañarle todo el tiempo del que sean capaces al crono.
Se atraviesa el estrecho de la Encarnación, y se vuelve a echar por la umbría de Alarcón hasta atacar la siguiente tachuela a superar que no es otra que la del Embudo. Desde este punto, no cambia nada salvo en la bajada del As de Copas que vuelve a recuperarse ese tramo, inédito, después del "descansillo" que nos sale a nuestra derecha, para no hacer tan monótono el descenso, y de paso, ajustar los kilómetros totales de la Falco 2014.
Este recorrido ya es definitivo. No queda tiempo para más tanteos ni plazo para servirlo a las diversas administraciones que tienen que otorgar los correspondientes permisos.
Por tanto, "alea jacta est", la suerte está echada.
Este será el camino que a algun@s los conducirá a la gloria y a otr@s directamente al infierno. 
Creo que el recorrido definitivo para futuras ediciones de la Falco ya está muy logrado. 
Cuando no se tenga, como este año sucede, que ajustarse a un máximo de distancia determinada, se podrá incluir el tramo de los barrancos, y así ya se podrá considerar al recorrido de la Falco cuasi perfecto pues tendrá dificultades orográficas y técnicas, para todos los gustos.

Un revés de salud que derivó en una intervención quirúrgica, de la cual me voy recuperando satisfactoriamente, me mantiene de momento en el dique seco. No creo que para el día de la prueba pueda estar lo suficientemente recuperado para apostarme en la morra Cenón, cámara en ristre, al objeto de ver las evoluciones del tío del mazo soltando sopapos a diestro y siniestro de esa traicionera subida.
Pues es esta la típica dificultad que suele tragarse el alma de los deportistas. Un punto ideal para el fotógrafo desde el que observar un cuerpo muerto que respira; un rostro crispado y descompuesto que revela la extraordinaria capacidad que el ser humano tiene de soportar el sufrimiento y pese a todo, seguir avanzando.
Los que conocéis la zona comprobaréis por vosotros mismos, el ingente y casi descomunal trabajo que el club Falco y sus colaboradores han realizado sobre todo en la apertura de los tramos nuevos.
Resulta en verdad admirable, el ímprobo esfuerzo de limpieza y desenmarañamiento que han tenido que desarrollar los Falco, dejando trochas perfectamente practicables donde antes solo había una telaraña inexpugnable de maleza y ramás secas.

Hay que cuidar el entorno. Nunca se insistirá lo suficiente.
Transitar por estos parajes es un regalo que hemos de retribuir en la misma medida, dejando la sierra tan intacta como nos la encontramos. 
En fin, de momento lo dejamos aquí, una vez cumplida la misión, tras algunos avatares, de tener configurado el recorrido final de la Falcotrail 2014. Esperando que la sufráis ergo disfrutéis todo lo que no está escrito, os deseo toda la fortaleza mental y física necesaria para acabarla y con ello conquistarla.

¡FUERZA Y CORAJE!
¡MUERTE O VICTORIA!
¡UUUUUAAAAAAAAAHHHHHHHHHHH!
¡AL ABORDAJEEEEEEEEEEEEEE!



¡HASTA LA PRÓXIMA AMIG@S!

martes, 11 de noviembre de 2014

PEÑA MARÍA II

Viky, qué bonita eres. Cuanto más añosa más guapa.
¿Te has dado cuenta que te metamorfoseas con el paisaje..?
¿Te refieres a como le sucede a esta criatura...?
Pues sí, ya ves que en lo a priori más insignificante puedes tropezarte con un verdadero potosí de belleza.
Bueno, ya sabes que no todo el mundo sabe apreciarla o puede reconocerla aún cuando la tenga a un palmo de sus narices. 
La verdadera belleza reside en el espíritu.
Fluye de dentro hacia afuera y no al contrario.
Depende de los ojos que la miran...
Fíjate en este serrano. Cualquier otro se lo echa al bolsillo, relamiéndose de gusto al pensar en el sabroso arroz con caracoles del que este hermoso ejemplar, junto con otros de la misma especie, puede formar parte. 
Tú sin embargo, admiras, te recreas y piensas en la armoniosa cadencia que brota de la naturaleza y el precario equilibrio del que penden algunas de sus criaturas.
Gracias, me lo tomaré como un cumplido.
Haces bien, pues mientras me sigas diciendo guapa...no es de bien nacida la que no es agradecida...
Vaya, me dejas patidifuso con tus cosas.
En fin, si te digo guapa y lista es porque lo eres, aunque a lo mejor, solo me lo pareces a mí.
Bueno, pues yo con eso me conformo.
¿Ves?, respuesta inteligente. Lo que yo te diga.
Aquí tienes un poco cara de circunstancias.
Sí, puede ser. Tanta mansedumbre en el caracol no deja de perturbarme. Está a nuestra merced y ni se inmuta.
Su aire de ausente indolencia me recuerda a ese congénere tuyo que tenéis por presidente. Suspendido de su propia baba, espera a que escampe el temporal, sin hacer nunca nada. 
No hables de lo que no entiendes.
Y no subestimes el poder de la baba de caracol que aparte de servirle para defenderse es antioxidante y es utilizada en cosmética para reparar los tejidos de la piel de hombres y mujeres.
Respecto de perros no dice nada el prospecto.
 La foto de abajo me encanta. Es una imágen que se repite en cada ruta. Siempre ocurre, que se destaca la Viky unos metros cuando barrunta o divisa a lo lejos el coche y entiende que hemos terminado nuestra caminata. Por la cara que pone, uno de sus mayores placeres, debe consistir, estando ya cansada, en acomodarse a los pies del asiento del copiloto, y relajada, abandonada al run run del motor, dormitar y disfrutar de un viaje de retorno que siempre hacemos a paso carreta. Observándola precediéndome, sin parar de echar la vista atrás, me sonrío y abstraído pienso en los bonitos atractivos que esconde Peña María. Caminando por estos solitarios caminos, mi mente deja mi cuerpo, y se funde con la naturaleza.
¡HASTA LA PRÓXIMA AMIG@S!

APOSTILLA AÑADIDA UN 26 DE ABRIL DEL 2015

Un despiste causó el accidente de autobús de Cieza


El informe de los expertos en reconstrucción de siniestros descarta fallos mecánicos y sostiene que el chófer incurrió en un «incumplimiento grave» de la norma de descanso

Ésa es la conclusión a la que han llegado los expertos del Equipo de Reconstrucción de Accidentes de la Agrupación de Tráfico (ERAT) de la Guardia Civil

VIDEO RECONSTRUCCION ERAT:


VIDEO RECONSTRUCCION ERAT

RICARDO FERNÁNDEZ | MURCIA
24 abril 2015


«Una atención inadecuada, derivada de una situación de fatiga» por parte del conductor fue la supuesta causa que desencadenó el accidente de autobús del pasado 8 de noviembre, en la Venta del Olivo (Cieza), que se cobró las vidas de catorce pasajeros y causó lesiones -en algunos casos, muy graves- a otros 43 viajeros. Ésa es la conclusión a la que han llegado los expertos del Equipo de Reconstrucción de Accidentes de la Agrupación de Tráfico (ERAT) de la Guardia Civil, tal y como se recoge en el informe pericial que acaba de ser entregado en el Juzgado de Instrucción número 4 de Cieza. Todas las pruebas a las que ha sido sometido el vehículo siniestrado, un autobús marca DAF con una antigüedad de trece años, descartan un posible fallo mecánico, especialmente de los sistemas de frenado, sobre los que existían mayores dudas debido a que el chófer apuntó a que no habían funcionado adecuadamente.

El documento de 108 folios, al que ha tenido acceso 'La Verdad', concluye que el conductor, Norberto Vicente G.V., de 54 años y vecino de Caravaca, se apercibió ya muy tarde de la situación de peligro existente. Lo hizo a solo 82,8 metros de una señal de STOP y cuando, unos cientos de metros después de haber abandonado la autovía A30, circulaba todavía a una velocidad de 83 kilómetros por hora por un carril de deceleración que se le estaba terminando. De hecho, siempre según el informe de los especialistas de la Guardia Civil, el vehículo incluso llegó a entrar a esa velocidad (83 km/h) en el tramo señalizado a 40 km/h.

Reconstrucciones de gran calidad sobre el recorrido y el impacto
En tales circunstancias, aunque clavó los frenos -lo que dejó una pronunciada huella de frenada en la calzada- y giró el volante hacia la izquierda, ya le fue imposible controlar el vehículo, que acabó atravesando la calzada de la RM-714, de Calasparra a la Venta del Olivo, y colisionó contra la barrera de protección a una velocidad de 65 km/h.

Norberto Vicente encadenó 11 horas y 27 minutos de jornada laboral sin interrupción

Ir de segundo conductor no computa como descanso, aunque no se esté al volante

El autocar salió volando y fue a caer sobre el talud tras completar un salto de casi 18 metros
El impacto contra el quitamiedos apenas ofreció resistencia alguna al autobús, pues su velocidad se redujo apenas en 2 km/h, hasta los 63 km/h, y salió volando literalmente hasta ir a aterrizar sobre el terraplén después de completar un salto de más de 17 metros.

El impacto contra el talud se produjo a una velocidad estimada en 73 km/h por los técnicos del ERAT, pues el efecto de la gravedad hizo que acelerase en su caída.

La peor parte se la llevaron los pasajeros del lado derecho del vehículo (ocho de los catorce fallecidos iban en esos asientos), pues éste golpeó contra el talud con el ángulo delantero derecho, y luego volvió a impactar con el ángulo derecho trasero. Algo que tuvo también terribles consecuencias para los viajeros de los asientos posteriores, donde hubo cuatro víctimas mortales. Los otros dos fallecidos iban en la parte delantera del autobús.

Un largo viaje sin descanso

La exhaustiva investigación realizada por el Equipo de Reconstrucción de Accidentes de Tráfico de la Benemérita no solo ha permitido descartar que algunos de los sistemas de seguridad del autocar funcionaran incorrectamente, sino que ha permitido reconstruir con todo detalle la jornada laboral de Norberto Vicente hasta el instante en que se produjo el siniestro.

Así, inició el día 7 el viaje a Madrid, en un autobús fletado por la empresa Taxistas Reunidos de Cehegín, que lo había contratado como segundo conductor, e hizo la vuelta -también como segundo conductor- con otro autocar, éste perteneciente a la firma José Ruiz, que formaba parte de la misma expedición.

En este trayecto de regreso hacia Bullas, Norberto Vicente se puso al volante a las 21.15 horas del sábado 8 de noviembre, a la altura del kilómetro 168 de la autovía A-3 (Madrid-Valencia). En concreto, reinició la marcha desde el restaurante Moya, en el que su compañero Ginés, que había conducido desde Madrid, había realizado una parada de descanso de unos minutos.

Norberto Vicente guió el vehículo de manera ininterrumpida a lo largo de 175 kilómetros, en los que empleó una hora y 52 minutos. Según el tacógrafo, en ningún momento sobrepasó los 100 km/h que constituyen la velocidad máxima autorizada para los autobuses de pasajeros. Igualmente, cuando más tarde fue sometido a pruebas de alcohol y drogas, los resultados fueron negativos.

Por lo que se refiere a su permiso de conducción, la Guardia Civil ha constatado que estaba en posesión del de la clase D, que le habilita para conducir el vehículo mencionado, y que además en el Registro de Sanciones e Incidencias no existe antecedente alguno en su contra.

El problema se produjo, sin embargo, cuando al abandonar la autovía A-30 y disponerse a tomar la carretera hacia Calasparra, el conductor presuntamente sufrió un despiste y no intentó frenar el autobús hasta que ya era demasiado tarde.

En su informe, los especialistas de Tráfico atribuyen esta circunstancia «a una deficiencia en la percepción del conductor, motivada por una atención inadecuada y derivada de una situación de fatiga».

Para explicar porqué pudo llegarse a esa situación, señalan que se incurrió presuntamente «en un exceso de conducción diaria», pues «desde que dio inicio a su jornada laboral el día 7 hasta el momento en que se produjo el siniestro, realizó una conducción de 11 horas y 27 minutos, sin mediar el descanso diario, reducido o de, al menos, siete horas». Una circunstancia que está motivada por el hecho de que, aunque no vaya conduciendo durante unas horas, debido a que es el otro chófer quien está al volante, «esa actividad como segundo conductor no computa como descanso, sino realmente como disponibilidad».

Una supuesta infracción de la normativa en la que habría incurrido Norberto Vicente G.V. y que es calificada como «grave» por parte de los técnicos de la Guardia Civil.

Tiempo de reacción más lento

Los especialistas del ERAT consideran que esas circunstancias pueden «repercutir negativamente en el estado psicofísico del chófer y en su grado de atención a la conducción», de manera que la «fatiga acumulada» contribuyera a que «la atención resultara inadecuada». Una situación que «impide establecer una relación adecuada entre el proceso de selección de mensajes -por ejemplo, la existencia de un peligro- y la toma de decisiones acertadas».

Igualmente hacen constar que en estas circunstancias «el tiempo de reacción es más lento y se produce una disminución de la capacidad de la percepción visual». Algo que, en el plano teórico, podría explicar porqué el autobús recorrió el carril de deceleración a mayor velocidad de la permitida y porqué el conductor no se apercibió supuestamente de la situación de riesgo y activó el freno hasta que ya era demasiado tarde.

El informe pericial hace constar que se han analizado todos los posibles factores (humanos, del vehículo y de la calzada) que habrían podido incidir en el accidente. Las conclusiones sobre la posible incidencia del factor humano son las ya reseñadas, que apuntan a la posible fatiga del conductor y a un déficit de atención como desencadenantes.

Por lo que se refiere al estado de la calzada y a la señalización de tráfico, tanto horizontal como vertical, los técnicos consideran que se encontraban en buen estado. De ahí que se establezca que no incidieron negativamente para que se acabara produciendo el accidente. Y respecto del examen del vehículo, se ha comprobado que pasó la ITV dos días antes del viaje, sin que se detectara problema alguno, y todas las pruebas y exámenes realizados no han permitido hallar datos que apunten a un posible fallo de los sistemas de frenado y de la dirección, de los neumáticos o de los elementos de seguridad pasivos, como cinturones y refuerzos de la estructura.

Con este informe, la conclusión de la investigación judicial está mucho más cerca.

http://www.laverdad.es/murcia/20150...0424011604.html

PEÑA MARÍA I

Viky, la tragedia acontecida en mi pueblo hace unos días, consecuencia de un terrible accidente de autobús, en donde murieron 14 personas, y más de 40 quedaron malheridas, me ha dejado seco, estéril, no se qué decir. 
Todo me parece baladí, fútil. Una puta mierda.
Incluido este blog en el que contamos nuestras batallitas senderistas.
Ya, te entiendo, no es fácil asimilar una catastrofe así, pues siempre habrá un antes y un después de este desastre, pero como soléis decir los humanos, la vida sigue y es preciso continuar.
Sí, eso es cierto, y así ocurrirá pero a los familiares de las víctimas y supervivientes del accidente, les costará bastante más superarlo.
Qué duda cabe pues ahora, cuando la cosa es reciente, todo el mundo se vuelca, las personas afectadas se sienten arropadas, pero transcurrido un tiempo, cada cual tendrá que convivir con su dolor, con su particular calvario, asimilar la pérdida de un ser querido, del mejor modo que pueda. Sin olvidar la posibilidad de padecer lo que llaman los psicólogos, eso del estrés postraumático, que no todos los afectados por él, afrontarán del mismo modo.
Sí, he leído en internet ante desgracias parecidas a esta, que quizás erróneamente pueda pensarse que pasado un tiempo, lo mejor es olvidar y no rememorar jamás, pero la realidad es que esto, "no sería deseable", ya que lo realmente importante es poder narrar y contar "yo estuve allí y ahora estoy aquí, es decir, tratar el tema desde una carga emocional distinta a la de los primeros días de la tragedia.

En definitiva, hablar de lo ocurrido con pena pero con fuerza, y, sobre todo, asimilar. Ante una circunstancia de tal magnitud, se necesita un relato con el que "componer el porqué de las cosas" para integrarlas en el día a día, y esto es algo que por norma general "todos en nuestras vidas necesitamos". 

A las víctimas, no obstante, hay que darles además una respuesta, y a fondo, "ya que si vives una cosa tan impactante necesitas, para integrarlo en cada historia personal, conocer la razón por la que ocurrió lo que ocurrió". "Una historia completa" para adherirla a un equipaje sentimental asaltado por la desolación.

Sí, porque no nos podemos olvidar del conductor del autobús.

No me imagino mayor suplicio para una persona normal, que sentirse culpable de la muerte de catorce personas.

Sí, el sufrimiento de ese hombre tiene que ser atroz y por ello es digno de compasión pues un pensamiento así, martilleándote a cada instante, se tiene que hacer espantosamente insoportable.

Este hombre necesitará ayuda psicológica, profunda y de calidad.


Sí, es evidente que a priori resulta inevitable pensar en el fallo o despiste humano.

Pues yo no lo tengo tan claro. 

¿No?, ¿y qué puede conocer una caniche como tú de asuntos humanos de esta índole?

No se, la posibilidad del fallo de los frenos también hay que contemplarla y máxime de un profesional con experiencia que conoce su oficio y el lugar por el que transita.

Nada más salirse de la autovía, a los pocos metros, sabe que tiene que parar ante un STOP y confía en los dispositivos de seguridad del vehículo que conduce. Llevado por la inercia que instantes antes podía traer de la autovía, circula en ese tramo descendente con algo de exceso de velocidad que rápidamente puede ser corregida mediante los frenos, que cuando los acciona no le responden. Son décimas de segundo para decidir y acertar con una maniobra imposible que en el mejor de los casos, ya solo hubiera mitigado las consecuencias de un inevitable desastre.

¿A ti no te parece raro que no hubiera, previa a la caida al precipicio, una bien marcada huella de frenada de muchos metros antes de impactar contra la bionda...?

La verdad es que sí, si le hubieran funcionado, por muy despistado que estuviera, el instinto es sacar el pie por el motor pisando el pedal de freno. Pues ahí lo tienes. 

Por desgracia, y entramos ya en el terreno del azar, tomó la peor decisión, envuelto en el aturullamiento lógico de un momento terrible.

Sí, tienes razón Viky, algo de eso pudo ocurrir. ¡Qué buena eres! Como se nota que quieres romper una lanza en su favor. Pero hasta que la ardua investigación sobre lo ocurrido no de sus frutos, habrá que mostrarse prudente y saber esperar.

Lo que está claro es que, después de sobrevivir a la tragedia, los heridos y los familiares de las víctimas deberán sufrir el duelo y el reto de continuar adelante. 

Sí, así es, no les queda otra.
Y a nosotros también.
Bueno, ¿hacemos nuestra rutica alrededor de esta sorprendente Peña María?
Sí, pero la vamos a hacer al revés de como propone el amigo que la subió al wikiloc porque quiero dar tiempo a que se vaya aclarando el día y obtener desde arriba las mejores imágenes.
Buena decisión, aunque ello suponga meternos en algún atolladero como yendo contigo suele ser habitual.
¡Venga y no te quejes...tira tú delante!

En efecto, en vez de iniciar el recorrido en el sentido de las agujas del reloj, lo hacemos al revés, dejando que un perezoso astro rey, termine de despuntar y se sacuda las nubes bajas que lo cubren.
Después de andar un buen trecho por un camino solitario y muy agradable, lo abandonamos para comenzar la subida a una húmeda peña María, que se nos muestra amena e interesante.
Contraste de colores, bonitas vistas nos acompañan durante toda la ascensión. Las imágenes hablan por sí solas.
FIN PRIMERA PARTE