miércoles, 5 de junio de 2013

SENDERO CERRO DEL BUITRE VI y última (SIERRA DE CASTRIL)

Una vez a bordo de los coches, enfilamos para la población de Castril y después de algunas dificultades, encontramos un merendero junto al río y allí plantamos nuestros aparejos. Mis paisanos bulleros no se puede decir que no vengan preparados para la ocasión. Vienen equipados con mesas y sillas plegables y todos los utensilios necesarios para que el rato agradable del condumio se convierta al poco en una fiesta.
El banquete, propiciado por la aportación culinaria de algunos de los miembros del grupo, sufragado a escote, como es natural, resulta exquisito. No sabe uno donde acudir; si a la empanada, a la ensaladilla, a la pizza, a la magra con tomate, a un delicatessen de berenjenas...umm, todo está riquísimo. Veo comida para alimentar a un regimiento.
 He aquí un ratico mu majo de reconstituyentes sonrisas, con nuestro comandante manejando el cotarro...
Y unas fotos de grupo para recuerdo indeleble de tan inolvidables momentos...
En el programa de actividades de la jornada, estaba contemplado, como cita ineludible, un paseo a orillas del río Castril. 
Después de la comida, con la digestión sustrayendo cualquier ápice de energía que nos pudiera quedar, cuesta arrancar, pero todos sabemos que no nos podemos marchar de este bonito pueblo sin visitar ese trayecto tan famoso.
Y en efecto, lo que encontramos no nos decepciona. Un espectacular paseo que transcurre sobre una pasarela, de madera anclada en roca viva, sobre el río Castril. "Descendiendo a la parte baja del pueblo, buscando el cauce del Río Castril, se encuentra el Parque de la Arboleda Perdida.  Nos adentramos en él y lo cruzamos, al final del mismo se nos presenta el inicio de la pasarela.  El camino discurre, en un primer momento, por una pasarela de madera sobre el rio Castril, sigue por una pequeña vereda hasta cruzar el cauce del rio por el puente colgante.  Finalmente nos adentramos en los túneles para poder observar los saltos de agua a través del mirador. Es un recorrido corto, un paseo espectacular".
En esta otra imágen, le hemos dado al entorno que rodea a Pepe, un toque romántico...
A la Viky no le hacía mucha gracia eso de andar entre tablones, colgada sobre una pared de roca. Le temblaban las patas. Luego a la vuelta, se la vio más desenvuelta. La experiencia es un grado.
 Este túnel, sin luz, como se puede apreciar, es más largo y oscuro de lo que cabe esperar...
 Jose María y Dori, en los momentos previos a un cafelito, en un bar con terraza, junto al río...
De vuelta hacia los coches...
Cruzando el puente colgante...se bamboleaba bastante.
 Una novia muy jovencita...se la ve feliz en el día de su primera comunión.
 De vuelta a los coches, nos despedimos y cada mochuelo a su olivo, que dice el dicho y enfilamos la proa rumbo a nuestro hogar. Una refrescante y reparadora ducha nos aguarda, después de tan intensa y memorable jornada.

Perfil de la ruta


TRACK
 
Hasta la próxima amig@s

SENDERO CERRO DEL BUITRE V (SIERRA DE CASTRIL)

Descansamos un poquito, no mucho, y como es de rigor, aprovechamos el "momento cumbre" de la jornada, para echarnos unas fotucas...
Cati, posando así de guapa en esta imágen...
 Y Juani, ofreciéndonos un espectáculo irrepetible...parece que vemos a través de su mirada...
  Foto cedida de la cámara de José Llorente
Llega el regio momento de blandir nuestro estandarte...
Pepe, disfrutando también de un paisaje en derredor absolutamente cautivador...
 Los niños con los niños y las niñas con las niñas...incluida la Viky
 Es hora de iniciar el regreso...




Joaquín, saciando su sed en tan refrescante manantial...

 Cati, indicando a Antonio, que esas florecillas amarillas, son tan bonitas y relucientes, que parecen artificiales, como de plástico.
 La otra Cati y Rosa, hablando de sus cosas...
 El comandante en jefe del comando bullero...atento a las evoluciones de su equipo para que nadie se quede excesivamente rezagado...

Antonio, como siempre, brindándo al fotógrafo, bonitas y plásticas imágenes...




Al fondo, otra vez el embalse del Portillo





 ¿Qué estará mirando la peña con tanta atención...?
Hasta Paco, parece quedar fascinado... 

 ¡Ah carallo...son los buitres los que acaparan su curiosidad...a ver si atrapo alguno lo suficientemente cerca...!
¡Bingo!
 Iniciamos descenso por una senda zigzagueante y muy deslizante...




Antonio, digno émulo de Cocodrilo Dundee

Nuestra guapa y siempre sonriente Rosa...




 Hemos llegado de nuevo a la pista y a través de esta volvemos sobre nuestros pasos. Este alpargatazo, a las cuatro y pico de la tarde, con el astro rey sacudiendo de lo lindo nuestras costillas, es lo peor de la ruta. Todos tenemos hambre, sed y ganas de finiquitarla. El albugíneo camino parece desprender fuego; miro el garmin y tan solo dos kilómetros nos separan de los coches. Eso me anima a apretar el paso mientras disparo las últimas fotos, antes de arribar al punto de partida.
 La Viky también parece acusar algo de fatiga...el sol abrasador le gusta poco y con mirada estoica, suplica implorante que por hoy ya está bien la broma. ¡Ánimo amiga, que estamos llegando!
Alcanzo a Dori. Hablamos durante unos minutos, mientras le pido que pose para esta foto.
 Un poquito antes de llegar a los coches, alcanzo a Carmen, Miguel e Isabel. Todos estamos pensando en el refrescante quinto que nos aguarda. Antonio que ha llegado antes, me ofrece uno de la estrella. Está tan bueno y tan fresco, que se me saltan las lágrimas de puro gozo y deleite...¡cuesta tan poco hacer feliz a un senderista...!
Final de esta quinta parte y vamos con la última.