lunes, 20 de febrero de 2017

ALCALÁ DEL JÚCAR I

Alcalá del Júcar es una villa albaceteña de obligada visita, entre otras razones, por la belleza paisajística y arquitectónica que atesora el conjunto. Ideal para visitarla en familia los fines de semana, por la gran infraestructura de hoteles, casas rurales y restaurantes con que cuenta, en una parte de su economía orientada claramente hacia el turismo. El track, de diecisiete kilómetros, con indicaciones tan pormenorizadas que resulta imposible perderse y que me bajé del Wikiloc, amén de las que ya de por sí, cuenta el recorrido, pertenece a nuestro ínclito paisano Isidoromf, que tiene publicados en la web mencionada, tropecientos mil recorridos a cual mejor explicados e ilustrados. Un escándalo, la verdad, el trabajo de este extraordinario y altruista senderista, que confecciona recorridos por nuestra región y alrededores, aptos la mayoría para todos los públicos. Nada más llegar al pueblo, te quedas un poco con la boca abierta, pues la villa es una preciosidad. Yo me la encontré envuelta en la niebla y durante toda la jornada, alternándose las nubes y los claros, de modo que, he tenido días mejores para la fotografía, pero espero que con las que hice, quede testimonio gráfico ergo descriptivo de lo que fue mi visita a esta bonita localidad.
El track se realiza según el sentido horario y comienza desde la misma villa a la que antes de ascender por serpenteantes y estrechas callejuelas en dirección a la Iglesia de San Andrés y el castillo, cruzaremos el puente romano y haremos una visita al lago y coqueto parque que se hallan anejos al río Júcar, y que sin duda el bello cuadro que forman nos dejará sorprendidos.
En el año 1211, una expedición relámpago del rey Alfonso VIII consigue arrebatar a los musulmanes, para la Corona de Castilla, las plazas fuertes de Garadén, Jorquera y Alcalá, quedando su dominación efectiva garantizada dos años después, cuando la victoria sobre los almohades en las Navas de Tolosa (1212) y Alcaraz (1213) rompen toda la defensa árabe y dejan libre a la repoblación todas las tierras de La Mancha y la actual provincia de Albacete. Tras su conquista definitiva se asentaron colonos procedentes de Alarcón.

Inicialmente, Alcalá fue una aldea de Jorquera, hasta que el 18 de abril de 1364, el rey de Castilla Pedro I el Cruel, firmó un documento en el Grao de Valencia, concediendo a Alcalá del Júcar el villazgo y la segregación con respecto a Jorquera, con asignación del Fuero de las Leyes, ordenamiento concejil y otros derechos.

Como todas las poblaciones cercanas perteneció al marquesado de Villena y padeció las vicisitudes de este peculiar señorío, que tanta importancia tuvo en la Edad Media y en la gestación de la moderna monarquía castellana, hasta su disolución a raíz de la Guerra de Sucesión Castellana en 1475.

Perteneció al Reino de Murcia, dentro de la Corona de Castilla hasta la nueva configuración territorial de España del ministro Javier de Burgos en 1833, cuando se crea la provincia de Albacete. Asimismo su pertenencia a la demarcación episcopal correspondería a la diócesis de Cartagena hasta la creación de la de Albacete en 1949. FUENTE
El puente romano
Este jardín en primavera debe ser una auténtica preciosidad
Perdonar los cables pero aunque he eliminado algunos, hay tantos que se hacía excesivamente arduo el quitarlos todos
Es un pueblo ideal para visitarlo en pareja o todavía mejor, en familia. 
Seguro que los niños quedarán encantados.
La paz que se respira en el lago, es inmensa.
Estas bellas criaturas están tan acostumbradas a la presencia humana que ni se inmutan ante la mía
La torre de la iglesia precisa ya algunas obras de restauración, en especial el reloj que parece lleva mucho tiempo sin dar la hora
Las vistas hacia el pueblo, desde el perímetro que delimita el castillo son grandiosas
FINAL PRIMERA PARTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario