martes, 3 de mayo de 2016

LA CUEVA DEL ÁGUILA, BUITRES, DERRAMADORES, FRAILEJONES (MOJANTES) III

Nos hemos colado por la retaguardia de los Frailejones para intentar fotografiar lo más cerca posible, a todo bicho viviente o difunto que se nos ponga a tiro. Oigo mucho movimiento de ramas y piedras que ruedan torrentera abajo, pero apenas logro visualizar alguna cabra, muy fugazmente, que ante nuestra presencia, se apresura a poner, metros de barranco de por medio.
Fortunata otra vez, pero desde otro ángulo
No nos pierde de vista
Siempre que he advertido la presencia de estas fascinantes criaturas sobrevolar mi cabeza, nunca he podido evitar me produjeran, un dejo de inquietud. ¡Mira que si ahora me arreara la patata un latazo, quedara muerto y solo descubrieran al cabo de unos días, mi polvorienta peluca y descuartizado esqueleto...!, me decía. 
Pero desde que mi compañero Amando me dijo, que los buitres acudirían a mi extinto cuerpo para zampárselo, solo si me encontrasen desnudo, ya parece que camino más tranquilo. Como mucho se me comerían los ojos, pero profanar la ropa es para ellos sacrilegio, pecado de lesa animalidad. Que al final, si uno lo piensa, lo mismo da que da lo mismo que te coman los buitres, la tierra, las letras o el fuego, que después de muerto, que más da lo que hagan con la putrefacta carne que antes o después será pasto de los gusanos. Así que, que no te cuenten cuentos, que si el finado fiambre queda en el monte pero vestido queda, por más que estas carroñeras criaturas le circunvuelen, antes acudirán para devorarlo lambrijas que buitres.
¡Uyyy, a punto estuve de pillarla con las alas desplegadas. Me cachiss...!
Decidí realizar el descenso por una torrentera absolutamente espectacular. Es casi vertical pero no demasiado peligrosa por cuanto siempre tienes buenos asideros a los que agarrarte para ir destrepando. La subida tiene que ser bestial. El último tramo, que se me hizo bastante largo, lo afronté al estilo arrastraculo, un sistema que nunca falla y ofrece óptimas sensaciones de seguridad.
Vistas de los Frailejones casi desde sus mismos pies
El paisaje a nuestro frente sigue siendo espectacular
Oxalis articulata
Una vez arribados sanos y salvos a terreno firme y relativamente franco, jugando con la distancia y el zoom de la cámara, les echo unas últimas fotos a los Frailejones
Últimas fotos antes de volver a donde habíamos dejado el coche
A partir de aquí, las imágenes corresponden a otra sesión, otro acercamiento que hice a la sierra, intentando encontrar la cueva del Águila de que me habían hablado.
Esta es la finca de los Derramadores
Está emplazada, como se puede ver, en un precioso y bucólico entorno
Y aquella solariega edificación corresponde al cortijo de los Derramadores con una luctuosa historia que contar
La umbría de los Frailes, en cuya cima me había quedado una vez anterior e inmediaciones por donde se encuentra la cueva que más tarde intentaremos descubrir
No debí elegir la mejor vía de ascensión porque me vi enriscado varias veces antes de llegar a la cima. Pero tuve suerte y encontré una vía de escape que me llevaba directamente a la cumbre.
Bonitas y relajantes panorámicas
La cara norte de Mojantes posee densos bosques de pino carrasco y abundante vegetación, así como una menor pendiente. En la zona norte, a partir de los 1.350 m de altitud, aparece un denso y gran chaparral, similar al de Bajil (sierra de la Muela, Moratalla), siendo este uno de los pocos lugares de la región donde se mantienen los bosques mediterráneos originales. En las zonas más elevadas aparecen algunos pinos dispersos, laricios y rodenos, pero muy pocos, ya que las carrascas lo dominan todo. Por los barrancos se encuentra mucho buje, también conocido como boj, (Buxus semperv irens), y en las zonas más altas hay manchas de gayuba (Arctostaphylos uva-ursi), que se recolectaba hace ya más de 30 años y se vendía a farmacéuticos por sus magníficas cualidades diuréticas.
Alcanzando esta posición, ya vislumbré la cueva. 
Ya la tenía casi a la vista y por supuesto al alcance del zoom
FINAL TERCERA PARTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario