lunes, 28 de diciembre de 2015

EL CERRO DEL CARRO I

 Amanecer camino de ruta, desde la Clavellina
 
Bonita y agradable excursión la que hace unos días hicimos mi Viky y yo por el cerro del Carro, loma que se encuentra entre el Moralejo y los Royos, (Caravaca) y desde la que, una vez en su cima, se pueden disfrutar de panorámicas y despejadas vistas muy relajantes, hacia los fértiles y extensos sembrados de cereal que existen por esta comarca y entre otros puntos, hacia Revolcadores, La Sagra, Mojantes, el deshabitado y ya ruinoso poblado del Retamalejo, por el que luego nos pasamos y echamos unas fotos, La Capellanía, La Junquera y el Moralejo y por supuesto, como no, Los Royos, pueblecito en el que dejamos el coche y desde el que tiene su punto de partida y regreso la interesante ruta senderista que ahora paso a describir en imágenes.
 Dejamos el coche junto a la iglesia de los Royos, dedicada a la Inmaculada Concepción, que es del siglo XVII y ampliada en el XVIII, con reformas del XIX y el XX. Luego al regreso le echaremos dos o tres fotos a su frontis para que quede constancia.
Al echar a andar, cogemos el camino de las Peñicas en dirección norte hacia las casas de los Morales. Me contaba no hace mucho un compañero del curro que su madre había nacido y morado en esta casa y que todos los días, de lunes a viernes, hiciera frío o calor (y por aquí en invierno hace un frío que pela) los críos de esta casa y la próxima de las Peñicas, tenían que coger su cartera y andadico por este camino, dirigirse a la escuela de los Royos. 
Yo iba caminando por aquí y no podía por menos que retrotraerme en el tiempo, para imaginarme al grupo de chiquillos, en el mes de enero y todo cubierto de nieve, andar ateridos de frío, camino de la escuela. Eran tiempos más difíciles que los de ahora.
Mi compañero me seguía relatando anécdotas, vivencias que a su vez le había contado su madre durante su niñez en esta casa, y yo absorto, escuchándole e imaginando como tenía que ser la vida en la casa de los Morales, no hace demasiado tiempo.
Esta es la fuente de los Morales, muy próxima a la casa, lugar de peregrinación y de excursión, de baño en el verano, en el que en días señalados, se congregaban las gentes moradores de los alrededores para, comiendo y bebiendo, pasar un día en familia y confraternidad. Al fondo, una enorme balsa que en el día de confeccionar este reportaje se encontraba vacía.
El inmediato Cerro del Carro lo atacaremos desde el corral de los Morales
Desde esta imágen de abajo se puede apreciar en perspectiva la ubicación de la casa y fuente de los Morales. A su derecha, la carretera de los Royos (C-18). Más al fondo, la Clavellina.
En esta excursión podremos disfrutar de vastos horizontes en derredor.
La sierra de Mojantes, techo de Caravaca, delimitando estos inmensos campos de cereal (algunos barbechando)
Casas de las Peñicas
Conforme vamos ganando altura, el horizonte se va extendiendo
Muy cerquita de llegar al collado que parte a este cerro por la mitad. La subida es muy llevadera y progresiva. Apta para todo quisque, independientemente de su estado de forma.
Al fondo a la izquierda, El Moralejo
Divisando ya desde la solana el tubo del punto geodésico
Y la cruz de Caravaca que hace inconfundible a esta cima
Sendero bien delimitado y marcado hacia la cima
Solitario enclave de las casas de las Peñicas
Como se puede apreciar, finca todavía activa
Desde la cima
Curiosamente existen dos puntos geodésicos, uno tumbado y otro enhiesto...
FINAL PRIMERA PARTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario