domingo, 15 de junio de 2014

POR EL CAÑÓN DE ALMADENES II

¡Mira Viky, hay gente en la cueva de la Serreta...!
En efecto, en el interior de la cueva-sima de la Serreta, vemos que acaba de llegar un grupo de estudiantes, que en breve, comenzarán a recibir instructivas lecciones de quien deben ser dos eficientes y didácticos monitores arqueólogos.





El cañón cárstico de Los Almadenes se abre, entre los términos murcianos de Cieza y Calasparra, aprovechando una falla tectónica que corta estratos superpuestos de dolomías y calizas masivas. Por él discurre el río Segura a una profundidad media, con respecto a su riberas, de 70 m, aunque las paredes del mismo llegan a alcanzar en algunos puntos los 120 m de altura. Todo el entorno se encuentra repleto de cuevas, simas y abrigos rocosos.
En el interior de varias de estas cavidades se han hallado manifestaciones de Arte Rupestre Paleolítico, Levantino y Esquemático, todas ellas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1998. La cueva-sima de la Serreta se encuentra en la margen izquierda de dicho cañón, abocada al río Segura, en un magnífico paisaje de gran impacto visual y prácticamente inaccesible desde el exterior.
La Serreta ha sido testigo mudo del devenir de los grupos humanos que desde la prehistoria y hasta época reciente han ocupado sus entrañas, en diferentes niveles de ocupación cultural pertenecientes al Neolítico, a la Romanización y a la Edad Media Islámica, convirtiéndola en Santuario de Arte Rupestre, hábitat neolítico y refugio tardorromano. Estos tres elementos, junto a su espectacular ubicación, convierten a este yacimiento en uno de los más singulares de la región y en referencia de obligada visita a nivel regional y nacional. 








 
             


Bajo un nivel de ocupación medieval islámica de los s. X-XII aparecieron los restos de dos construcciones superpuestas de época romana, utilizadas sucesivamente dentro de la segunda mitad del s.III. d.C. En esta época la cavidad estuvo ocupada por un pequeño grupo de hispano romanos que, huyendo de la guerra civil que vivía el imperio en el periodo denominado como “anarquía militar”, buscaron refugio en este lugar llevando a cabo dentro de ella la única construcción romana dentro de una cueva hasta ahora documentada en España.

¿Que te ha parecido la Serreta Viky?
Interesantísimo amigo. Como dice la japonesa, impresiona pensar en los 7000 años que llevan esas pinturas resistiendo el paso del tiempo...pero mira este otro corto de video. ¡Impresionante!
                               

Pues sí, mi amiga. Nada más que por habernos despertado el interés de conocer algo más de la cueva de la Serreta, ha merecido la pena hacer esta ruta, a pesar de las tábanas.
Bueno, no seas quejica por algo tan fútil como una picadura de tábano...a mi me pican hasta en las orejas, y no me quejo tanto.
Tú es que eres más sufrida y resistente que yo.
¿Seguimos palante o qué...?
Venga, dos florituras de las tuyas, y avanzamos que ya va picando el sol. 
No te metas con mis flores que son bien bonitas.
Ponlas y no des más la vara...
¡Ingrata...!
¡Empalagoso!
¿Cómo?
¡Que tires palante hombre...!

FIN SEGUNDA PARTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario