lunes, 4 de noviembre de 2013

AMBEL III















Aún eché unas cuantas fotos más, pero lamentablemente, no quedaron registradas en la tarjeta de memoria de la cámara que era recién estrenada porque, una de dos, o me la zamparon los chinos o es que olvidé formatearla. Esperemos que sea lo segundo.
En todo caso, para ilustrar mi experiencia de convivencia con la gente de Ambel, creo que dejo una muestra más que suficiente.
No me cabe la menor duda que el proyecto de Ambel será todo un éxito. No solo hay detrás todo un pueblo alentado, estimulado por la ilusión de hacer realidad un sueño, sino un cuerpo técnico que a mí particularmente me ofrecieron la sensación de saber muy bien lo que se llevan entre manos. Solo había que fijarse en los directores de orquesta para darse cuenta que rebosan creatividad y talento.  
El modo en que daban las explicaciones a los figurantes para que estos entendieran lo que se pretendía de ellos en el rodaje de una escena determinada, me sorprendió, parecía muy profesional, y al mismo tiempo lleno de chispa e inteligencia.  
Sospecho que no debe haber excesiva diferencia respecto de la praxis que utilizan otros directores como Steven Spielberg, James Cameron, Coppola o Scorsese. 
De la molla real de la película, esto es, de la interpretación de los diferentes personajes que se van sucediendo en la historia de Ambel, tengo buenas referencias, así que, una vez rodadas todas las escenas del guión, "allea jacta est", la suerte está echada. A partir de ahora queda lo más difícil...el montaje, el ensamblaje final de las piezas del puzle. La ordenación narrativa y rítmica de los elementos objetivos del relato.La labor más ardua y difícil que el director y sus colaboradores tienen encomendada. Solo nos falta tener un poquito de paciencia y esperar su desenlace final el día del estreno de la película que tendrá lugar, en septiembre del año que viene.

Siempre he tenido claro, que lo más interesante y sugestivo de un sueño, de un reto, de un objetivo a cumplir, es el camino, la experiencia que has vivido para lograrlo.
Por ello entiendo que para todo el pueblo, y la gente de Ambel, al margen de lo más o menos modesta que haya sido su participación en la obra, el objetivo ya está cumplido. Que les quiten lo bailao, lo que han disfrutado, lo que han aprendido, lo que han vivido.
A veces con mucho sacrificio y esfuerzo, bien es cierto, con quebraderos de cabeza porque las cosas no salen como se esperan, o por el siempre estresante hacer equilibrios en la cuerda floja del presupuesto, que habrá sido un asunto que les habrá atormentado como en una interminable pesadilla, pero seguro estoy que, finalmente, todos esos desvelos habrán valido la pena. 
Desde este humilde rincón, he aquí mi modesto homenaje, deseando que el ROMANCE que CEHEGÍN mantiene con AMBEL, culmine resultando un rotundo éxito y punta de lanza de nuevos e inspiradores proyectos.

HASTA LA PRÓXIMA AMIG@S

No hay comentarios:

Publicar un comentario