miércoles, 28 de diciembre de 2016

REVOLCADORES, DICIEMBRE DE 2016 IV

Antes de llegar al vértice geodésico nos recreamos en los detalles, pues no tenemos prisa. Hace una mañana perfecta para disfrutar del banquete paisajístico que doña naturaleza ha tenido a bien regalarnos, y tan preciado festín, no lo vamos a despreciar. Así pues, ¡que siga la fiesta...!
Coronando el pico Revolcadores y descubriendo que las huellas hacia Los Obispos brillan por su ausencia, lo que quiere decir, que los ochocientos metros más o menos que separan un pico del otro, los tenemos que hacer "abriendo huella". Los de la Brújula Loca y posteriores montañeros que llegaron a Revolcadores desde Cañada de la Cruz, no pasaron de aquí.
La verdad es que esa montaña tan plástica con forma de barca invertida nos da mucho juego y por ello la aprovechamos al máximo de lo que nos permite en ese momento la inspiración...
¡Qué demonios hará por aquí el cubo de Rubik?
¡Qué cosas más extrañas se ven en Revolcadores...!
Algún montañero que pondríase a entretenerse con él, mientras descansaba en el vértice y al marcharse debió olvidarlo. Pues aquí lo dejamos, no sin antes echarle unas fotos para ilustrar este insólito hallazgo en tan atípico lugar.
Pues nada, un poco de postureo antes de salir pitando para Los Obispos...
Hacia el alto de aquel cerro nos encaminamos. La superficie luce pura, impoluta, sin mancha y dan ganas de ponerse a esquiar.
FINAL CUARTA PARTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario