martes, 12 de mayo de 2015

SIERRA DE CASTRIL. SUBIDA A LOS PICOS DEL CABALLO Y LAS BUITRERAS I

Bonito recorrido el que hace unos días hicimos mi Viky y yo por la siempre sorprendente sierra de Castril. Nos apetecía darnos un garbeo por escenarios distintos a los habituales y para no equivocarnos, nos acercamos a la montaña granadina con la intención de disfrutar de una intensa jornada de senderismo. 
Elegimos una ruta circular de 25 kilómetros, cuyo plato fuerte consistía en subir a los picos del Caballo y las Buitreras. Recorrido para mí novedoso que a toro pasado debo decir que nada tuvo que envidiarle a los que hicimos hace un año al Empanadas, por sendos barrancos de Túnez y la Magdalena y aquel que realicé con mis paisanos de Bullas al Pico del Buitre, y que significó mi primera incursión a este auténtico paraíso natural que es la sierra de Castril.
Estudiamos previamente la ruta para tener una sucinta idea de por donde andaríamos y desde el aparcamiento del cortijo del nacimiento donde dejamos el coche, nos pusimos en marcha.
La silueta del recorrido, saliendo del cortijo del nacimiento era esta:
Puntos emblemáticos de la sierra respecto de nuestro recorrido para una mejor composición de lugar

 Aquella mañana se me pegaron un poquito las sábanas. La hora y media larga que desde Cehegín se tarda en llegar a los cortijos del nacimiento, hizo que nos dieran las nueve y media antes de ponernos a caminar. El sol ya apuntaba maneras de querer achicharrar de lo lindo. Este mes de mayo del 2015, está siendo tremendo en cuanto a altas temperaturas se refiere, con días absolutamente veraniegos en los que hemos pasado de los 42ºC.
En este recorrido había que coger ese bonito camino en dirección al nacimiento del río Castril, y cuando llegamos al puente  que lo cruza, seguimos adelante unos metros (sin cruzar el puente) hasta coger una senda que nos sale a nuestra derecha en dirección a los Prados del Conde.
Vamos subiendo por un coqueto sendero labrado en piedra que a cada paso hacia arriba nos va ofreciendo vistas estupendas del valle del río Castril y el barranco de Alfonso.
Viky, deleitándose también con el paisaje circundante
Llegamos a otro barranco desde donde la senda se empina y serpentea por una ladera rocosa, para pasar más arriba, a la altura del cortijo de la Asperilla, que vemos a lo lejos a nuestra derecha.
Continuamos ascendiendo por este buen sendero señalizado y pronto alcanzamos un collado desde el que llaneamos para divisar el barranco de Marfil, así como a los cerros del Caballo y las Buitreras (puntos estrella de la ruta), que desde nuestra posición, se muestran desafiantes y espectaculares con sus imponentes crestas calizas. También damos vista hacia la umbría del Tornajuelos, cima emblemática de Sierra Seca.
Los rebaños de cabras que pastan a su aire (aparentemente sin un pastor por las inmediaciones que las vigile) sobre estos bonitos prados, se suceden sin cesar en la sierra de Castril. 
Viky las observa entre curiosa y divertida.
Cortijo de la Asperilla y la cima del morro del Buitre al fondo
Viky disfrutando sobre estos impresionantes dominios rocosos
Las Buitreras y el Caballo, donde ascenderemos a la vuelta
Aquella oquedad, capricho de la naturaleza, parece la huella del pie de un gigante. Seguro que gasta un 46.
Si caminamos atentos podremos observar a muchas criaturas moviéndose en su hábitat.
El cortijo de la Asperilla
FIN PRIMERA PARTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario