martes, 11 de marzo de 2014

TRAVESÍA ADENOW 2014 V

Ahora nos disponemos a abordar el tramo más pintoresco, posiblemente más bello, más llamativo de todo el recorrido.
La traca, el colofón final a una ruta en verdad fantástica. Y eso a pesar de que el monte está seco por la falta de lluvia, y hasta de las umbrías se apodera el polvo generado por la sequía.
Debo admitir que a esas alturas del camino, el despiadado astro rey ya comenzaba a hacer mella sobre mis neuronas y quizás no entendí bien las explicaciones que un tal Alfonso, de la organización, nos daba acerca de la leyenda que encerraba el lugar.
Parece ser que al principio de los tiempos, el paraje al que denominaremos "Paso de la Cabra", lo bendijo San Juan, un día que pasaba por allí, medio muerto de hambre y pajarón perdido. 
El pobre hombre necesitaba a toda costa reponer sus constantes vitales y tendido cuan largo era (como el amigo de la barba, de la anterior entrada) esperaba resignado el momento del último suspiro cuando hete aquí que acudió en su ayuda una cabra extraviada que rondaba por las inmediaciones. Para gran suerte del personaje bíblico, las ubres de aquel providencial animal estaban repletas de proteínica leche fresca que sirvieron para que en un santiamén, el apóstol recuperara el aliento.
Como recompensa, el beato la canonizó al instante y proclamó que de ahora en adelante sería inmortal.
La cabra, que de tonta no tenía un pelo y sabía lo pesado que se podía hacer vivir "in eternum", torció el hocico, manifestándole al santo sus reticencias de tal sentencia.
San Juan se lo pensó mejor y entonces, poniéndose serio, como en plan divino y mirando hacia el río Alhárabe pronunció: "Vivirás hasta que te quede un solo pelo en el cuerpo, es decir, hasta que te quedes calva...por tanto, cada vez que pases por aquí, se te caerá, uno solo...solo uno, y cuando ese día llegue, entonces podrás entregarte al eterno sueño de los justos..."
La cabra se marchó cabizbaja rumiando su desgracia, llegando a la reveladora conclusión de que eso de dar de comer al hambriento se puede volver en tu contra...
Y colorín colorao..."El paso de la Cabra" apenas ha comenzao...
 Esperando cada cual su turno para vadear el río...















Estos apriscos me recordaban mucho a las cuevas de Zaén...de hecho, no nos encontrábamos muy lejos de ese fantástico y antediluviano lugar.
Aquí vemos a Alfonso, el organizador de esta maravillosa travesía senderista...
Simpáticos amigos que posaron para mi infatigable cámara...



¡Madre mía...menudas modelos de pasarela; disfruté como un enano capturando sus seductoras poses...!
¡Quien se acordaba ya de los pelos de la cabra...teniendo delante a estas beldades divinas...!


Estos sí que saben... 



































FINAL DE LA QUINTA ENTREGA POR EL "PASO DE LA CABRA A LA QUE SE LE CAYÓ UN PELO"

2 comentarios:

  1. Un reportaje increible, completo, alucinante, inmejorable...y sin arruguitas!!!! jajaja
    La más guapa, por supuesto, Viky!!
    Muchísimas gracias! y un besazo de Mayte y Ana.

    ResponderEliminar
  2. ¡Excelente reportaje!, por su extensión y por su calidad.
    Muchísimas gracias. Saludos
    Tomás Pérez

    http://tomaspegil.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar