miércoles, 19 de septiembre de 2012

CON LOS AMIGOS DE LA SIERRA DEL POZO I


El pasado sábado día 22 de septiembre, hice una nueva ruta del tipo "cita casi a ciegas".Y digo casi, porque conocía, más o menos, por Internet, a tres de sus participantes. No recuerdo muy bien la forma en que se produjo tan extraordinario hallazgo, pero cuando los descubrí, quedé fuertemente impactado por su mágico poder de atracción.
Eran fotografías preciosas, de una calidad excelente y en entornos absolutamente espectaculares.
Precisé de diferentes momentos en varios días, para echarles un vistazo a todas las fotos y hacerme con una idea y visión de conjunto de lo que representaban...las imágenes, como casi siempre suele ocurrir, hablan por sí solas y en esta ocasión escenificaban por así decir, la filosofía que estos tres amigos, albergan de la montaña.
Retrotrayéndome a las primeras fotos, pronto deduje que Joaquín y María del Mar eran pareja y que el showman del grupo era un crack.
La metafísica de este trío de magníficos montañeros consiste en subir a las cumbres para divertirse y no para padecer más de lo estrictamente necesario.
Una vez arriba, esto es, en el vértice geodésico, el ritual de cachondeo y celebraciones varias corre a cargo de un tipo muy peculiar, cuyo optimismo y vitalidad parecen bastante contagiosos.
Con este tío, has de subir a la cumbre “rematao” de fatiga y cansancio, doblegado por el tío del mazo, casi en las últimas, pero observando sus evoluciones y rituales en la cima, muy pronto tus penurias se pasarán.
Eso, o directamente al verle con sus pelucas, abalorios, adornos y perifollos, te entra un ataque de locura y directamente decides arrojarte por el precipicio, que todo puede ser. Que cada cual es como es, y no todo el personal responde del mismo modo ante el surrealismo. Después de todo, el sentido del ridículo como el del miedo, es libre y cada cual coge el que quiere.

Pero en mi opinión, Asensio es todo lo contrario a uno de esos seres que llaman tóxicos, cuyo permanente estado de ánimo es el del pesimismo más exacerbado. Que también es contagioso, por cierto.
El amigo Asensio es el mejor bálsamo y antídoto que uno puede encontrar contra el estado catatónico.
Mucho más eficaz y barato que el mejor psicólogo.
Que te encuentras un poco depre por los avatares que nos ofrece la vida...verdadera mano de santo subir la montaña con Asensio. 

Durante algunos meses, anduve fisgoneando en las fotos de sus rutas que nuestra amiga María del Mar subía a un enlace del Google.
Las espectaculares fotografías, se notaba bien a las claras que estaban hechas y seleccionadas con mimo y dedicación, con gusto por el detalle y de una calidad exquisita. Trascendía que el de la Nikon D90, esto es, Joaquín, disfrutaba como un enano, "atrapando" la belleza de su entorno.

Contemplar  las evoluciones de estos singulares montañeros, era para mí, cita obligada en mis singladuras por Internet, cada lunes o martes en que suponía, habrían colgado las fotos de su última aventura.
Languidecía de sana envidia y suspiraba por formar parte de alguna de sus peripecias, pues mi instinto me decía que se trataba de gente accesible, cordial y afable.
Las divertidas e incansables payasadas de Asensio, así como la candorosa sonrisa de María del mar, despertaban mis mejores vibraciones.

Había intercambiado algunos comentarios, a propósito de sus fotos, a través de facebook con María y aprovechando que el Guadalentín pasa por el municipio de Pozo Alcón y enterándome que “mis admirados amigos cibernéticos” habían quedado para el sábado con los “Amigos de la sierra del Pozo”, para hacer una ruta por la ídem, que al parecer, era espectacular, me removí en mi asiento, me embargó la emoción y pensé: ¡Qué fantástica ocasión sería esta para conocer por fin a mis “ídolos montañeros” y de paso, vivir una experiencia única de montaña con los amigos de la sierra del pozo!
Me fui calentando, y aunque, tras consultar el mapa, comprobé que me separaban no menos de dos horas de viaje por carreteras bastante sinuosas y quebradas, decidí con toda la excitación del mundo, embarcarme en mi penúltima aventura.
Y como suele ser habitual, tras proponérselo a mi incondicional compañero de fatigas, alias FALCO, que nunca atranca, quedamos a las seis de la mañana para salir al encuentro de nuestro destino.


Los amigos de la sierra del Pozo, son gente noble y acogedora que dejan huella. Y por ser "mi primera vez", no creo que pueda olvidarlos nunca. Mi primera vez en contacto puro y duro con la montaña. Pues nunca antes, en ninguna de mis rutas, había precisado yo utilizar, tres y hasta cuatro puntos de apoyo, y a veces cinco (alternándose, el de algún compañero, el de la providencia, y con bastante frecuencia el del trasero) para ir sorteando los obstáculos que se fueron presentando en cada metro del recorrido.
¡Qué maravilla de ruta, qué emocionante, cuanto me pude divertir y cuan orgulloso me pude sentir, no solo de haber formato parte de este sensacional equipo, si no también de mi Viky, al haber superado la prueba, con sobrada solvencia y lo más importante, sana y salva.

Han pasado dos días y aún no me creo que pueda ahora ir colgando fotos, de una ruta impresionante, en compañía de los que hasta hacía poco, habían sido, unos intangibles amigos virtuales. 
En fin, como unas imágenes, unas cuantas, jajaja, valen más que mil palabras, que pare el teclado y comience el desfile multicolor de un día, ciertamente inolvidable.

Foto de inicio que le pido prestada a nuestro amigo Joaquín (el que falta) para composición de lugar y de equipo.
Habíamos llegado al pino de las tres cruces, punto de partida, después de transitar una interminable y zigzagueante pista sembrada de tierra polvorienta, producto de la sequía que nos asola.
Paco Cruz, uno de nuestros guías, que se movía en la sierra del Pozo como pez en el agua...
Angel del Barrio, alias "Sanson", gran conocedor de rutas de senderismo por las sierras del Pozo, las Villas, Segura, Castril y Cazorla, nuestro indiscutible líder y guía. He aquí su blog...
 
FIN DE LA 1ª PARTE
 

1 comentario:

  1. Enhorabuenaaaa!!! Me encanta!!! Las fotos son preciosas pero es que lo que escribes... ufffff... qué salao eres!!! Casi has hecho que nos salgan los colores ;-) A nosotros también nos has causado una buenísima impresión... da gusto compartir montaña con personas alegres y positivas como tú... y sobre todo con esa sonrisa perenne y esa manera de disfrutar cualquier momento... esa es la buena filosofía!!! Tan sólo tengo un sentimiento negativo... y es que hayan pasado tantos meses hasta producirse "el encuentro"... espero que en el futuro pase mucho menos tiempo sin que volvamos a "disfrutarte". Saludos, compañero, gracias por las fotos, por el repor y sobre todo por tantos buenos ratos compartidos... hasta la próxima!!!

    ResponderEliminar