jueves, 4 de febrero de 2016

CUERDA DE LAS ALMENARAS I (RIOPAR)

El conocimiento y posterior realización de esta fantástica ruta, dicho sea de paso, muy recomendable, se la debo a mi amigo Carlos Alcázar, que fue quien me invitó a hacerla con él y unos amigos de Calasparra. Sin embargo, aquel día D, una súbita e inoportuna indisposición de índole gastrointestinal, me impidió finalmente acompañarles en la aventura. Pero ahí me quedé con las ganas, y en cuanto las circunstancias se tornaron propicias, allá que nos encaminamos mi Viky y yo, con rumbo a Riopar, disfrutando del curvilíneo viaje, alentados por la sana intención de conocer por fin, la que hasta ese momento era para nosotros la inédita sierra de Alcaraz.
Los que hemos llegado a esto de andar por el monte, un poco tarde, (aunque como se suele decir, nunca es tarde cuando la dicha es buena) tenemos la gran fortuna de contar con prolíficos y avezados montañeros tales como montañasdelsur y alsamuz, que no solo acostumbran a describir e ilustrar sus rutas con una precisión y estética en verdad admirables, sino que además, atesoran la filantrópica tendencia de compartir todas sus rutas en wikiloc. 
De ahí que ambos dos parezcan omnipresentes y no exista una montaña en el sur, allende Burete, que no haya sido antes, víctima de sus infatigables y vigorosas zancas de lo cual, por servirme la mayoría de las veces de infalible asesoría de mis propios paseos montañeros, me congratulo y quedo muy agradecido por ello.
Al consultar en wiki, me los encontré a los dos encabezando el catálogo de rutas sobre la cuerda de las Almenaras.
Al comparar sobre el mapa el trazado en el sentido de las agujas del reloj de uno y otro, comprobé que eran casi idénticos y se superponían, aunque existía en momentos puntuales, una sutil diferencia entrambos, de modo que decidí cargar los dos, para jugar y elegir sobre el terreno, cual de ellos utilizar. El trazado blanco y amarillo, de montañasdel sur y alsamuz respectivamente.
 En la excelsa, yo me atrevería a decir que hasta lírica crónica que sobre esta ruta escribe Jose Antonio Pastor en su blog, nos dice que la hace con niebla, viento y nieve...vamos, unas condiciones estupendas para andar por la montaña. Yo tuve más suerte y aunque en el inicio, desde el Cortijo del Moro, me acompañaron durante buen trecho, la niebla y el barro, amén de dos perros, necios y juguetones con los que Viky nunca quiso hacer buenas migas, conforme avanzaba la mañana, el cielo se fué abriendo y despejando, quedando finalmente un día de montaña absolutamente ideal y espectacular para caminar. 
Tras subir buen trecho por rampa vertiginosa de camino de pastores, dejamos la niebla atrás y aprovecho para inmortalizar estas dos gotas de lluvia.
 Nos acompañaron no menos de cinco kilómetros estos dos juguetones canes y un poco harta ya la Viky de que el más pequeño intentara una y otra vez olfatearle el chichi, opté por despedirlos y echarlos con cajas destempladas.
La presa de Zapateros
Después de dejar atrás una prolongada y empinada senda que viene a ser algo así como un As de Copas y medio, ya estoy en la cuerda de las Almenaras. Desde esta se divisan panorámicas muy bonitas. Conforme voy adquiriendo altura, el horizonte parece que se emperifolla todavía más.
Utilizo el zoom para acercar el distante todavía punto geodésico de la Almenara, momento culminante y plato fuerte de la ruta. Desde aquí tiene muy buena pinta. Lo estoy disfrutando.
En la Almenarilla hay que llevar cuidado pues la roca se encuentra húmeda y por tanto, resbaladiza.
He aquí una cabra montesa muy particular
Bonita perspectiva lineal de toda la cuerda que recorreremos hasta alcanzar su zenit en la Almenara
Cabras de Alcaraz, curiosas y amistosas
Bello espécimen
Siempre en grupo y sin desligarse un metro ninguna de ellas, nos estuvieron siguiendo durante algunos minutos. 
¡Menuda estampa nos ofrecieron!
Pero la verdadera fascinación, nos quedaba por delante
Ya la tenemos casi a tiro de piedra, aunque eso es un decir
Llegado a este punto debo decir que para esta nueva aventura contaba con un nuevo aliciente, o por mejor decir, con un flamante juguete que estuvo registrando y captando imágenes de video de toda la ruta. He subido el corte correspondiente a parte de la subida a la Almenara, en donde se podrá comprobar y apreciar la agreste orografía del terreno, la belleza del entorno y la agradable a la par que jovial compañía con que convergí aquel bonito día en la cima.
Si quieres verlo, no tienes más que picarle a la segunda parte.
 FIN PRIMERA PARTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario