martes, 9 de febrero de 2016

CALAR DE LA SIMA I (SUBIDA AL MENTIRAS 1897m)

Que me aspen si eché en saco roto la sugerencia que me hiciera el amigo Joaquín, aquel cálido manchego con el que coincidiera hace unas semanas, allá en la cima de la Almenara. Sube al "Mentiras", me decía, que te gustará. Y quedándome con la copla, al llegar a casa, no tuve más que escribir las palabras mágicas en mister google y entre otros, me salió un enlace al siempre sobresaliente blog de montañasdelsur. No tenía más que empaparme la entrada y fusilar el track de su ruta como medio seguro para iniciarla y culminarla con suficientes garantías de éxito.
Desde Cehegín, en poco más de hora y media, sin correr, echando por Letur, te pones en Yeste y unos minutos después, en Arguellite, coqueta aldea desde la que comienza el recorrido. La carretera es buena y apenas presenta tráfico por lo que, el camino de acceso al punto de inicio ya constituye de por sí, todo un placer y presagio de una estupenda jornada de senderismo. Recomiendo este itinerario de acceso de ruta, a todos los que procedemos del noroeste murciano. En la imágen inferior podemos observar el trazado circular que llevaba cargado en el gps y que se realiza en sentido inverso a la agujas del reloj.
La subida al "Mentiras", viene a ser algo así como un As de Copas multiplicado por dos o quizás por tres. Es dura de narices pero asequible a cualquiera que atesore una mínima condición física. Una vez llegas al inicio de la cuerda, ya solo toca disfrutar porque adonde quiera que tu mirada dirijas, una espectacular orografía circundante, se rendirá a tus pies.
La ruta parte desde Arguellite cogiendo una senda que llaman del Asperón. En esta ocasión, me acompañaría mi amigo Pedro, compañero de pasadas fatigas ciclistas, que lo mismo se hace 120 kilómetros en la cipola que 18 recorriendo a patita y con su vara, el Calar de la Sima, como es el caso que ahora nos ocupa.
Bueno, y este de abajo es el que suscribe, posando ante la balsa que en días calurosos y ya de regreso, debe constituir para los montañeros, todo un auténtico bálsamo donde poder refrescarse y aliviar su fatiga. Decir, dicho sea de paso, que a esta ruta no hace falta llevarse agua de casa ya que existen tres o cuatro puntos donde obtenerla. Sobre todo pensando en nuestras mascotas, si es que nos acompañaran y en la empinada subida inicial, donde todo lastre del que nos podamos desprender, nos vendrá más que bien.
Al poco de dejar atrás la balsa nos tropezaremos con estas impresionantes y milenarias encinas. Son enormes, casi intimidantes, parecen monstruos de cien brazos, como bien se puede apreciar en la imágen.
Andados unos metros después, llegaremos a un claro donde se encuentra esta tinada en manifiesto estado de abandono
Detrás de Pedro la aldea de Arguellite a la que ya vamos poniendo distancia
  Y tras superar este punto nos adentramos en un denso pinar conocido como “El Rincón de Gallego”. En este punto empieza la dura ascensión por un “jorro de saca” usado para bajar la madera. Posteriormente enlazamos con el camino del Imperio, que nos lleva hasta “El Castillico”, excelente mirador del valle del Segura. Desde este mirador nos dimos cuenta que al llegar a la despejada cuerda cimera nos azotaría el viento. Pero al final no sería para tanto.
La “Fuente de los Caños” acondicionada con unos tornajos muy particulares como abrevadero para el ganado. El agua resulta deliciosa.
En una dolina casi circular, bonito rincón conocido como 
"La Olla del Imperio"
Estupenda atalaya desde la que se obtienen magníficas vistas del valle del Segura y Arguillite
La Olla del Imperio
Desde aquí comienza lo güeno. Retomamos otro camino de saca de madera, que nos lleva hasta un collado en la tala Martínez y desde este hasta el pico Verdinales en una ascensión casi vertical, donde comenzará la cuerda que los lugareños llaman de las víboras
Llegado a este punto, debo decir que existe no obstante una variación en este recorrido contemplada en otros track que barajando estuve si asumir o no, y era la subida directa desde la Olla del Imperio al pico Verdinales, que si dura fue nuestra ascensión, ni imaginarme quiero la de este otro tramo.
Finalmente opté por lo menos malo y seguir fielmente el track de montañasdelsur, sobre todo por no tener que bajar para luego subir en ascensión terrorífica hasta el pico Verdinales. En color rojo, nuestro recorrido desde la Olla del Imperio que el amarillo no considera.
Desde un peñasco en la Tala Martínez
Hacia la empinada subida al Pico Verdinales
Viky en el pico Verdinales, dejandose mecer y peinar por el fuerte viento reinante
Parte de los toboganes que aún tendríamos que superar hasta llegar a un cerrico de las mentiras que desde la cuerda ofrece el aspecto de una simple colina.
A lo lejos, divisamos la presencia de cuatro montañeros que deducimos, han empleado el mismo camino de ida y vuelta por la marcada senda de la carismática Peña Palomera
Por lo que he leído por ahí, y que consiguen una vez más que me haga la picha un lío, a vueltas de nuevo con la controversia planteada de si exite un pico un metro más alto que el que oficialmente ostenta el título merced a la ubicación de su correspondiente cilíndrico mazacote geodésico. Leo por ahí...desde el pico Verdinales seguimos el camino de la línea de cumbres hasta el “Pico Bandera 1897m ” donde encontraremos el vértice geodésico. Siguiendo por la cresta, encontramos el “Pico Mentiras 1898 m”, uno de las cumbres más altas de la región.
Es decir, que según esta descripción, el que tiene el tubo geodésico es el pico banderas que está un metro más bajo que el cerrico de las Mentiras que extraoficialmente alardea de tenerla un metro más larga que todos los picos de alrededor.
Bueno, a fuer de ser objetivos, el pico de las mentiras es la segunda montaña más alta de la provincia de Albacete porque la primera la tenemos cerquita de casa, un poquito más allá de Cañada de la Cruz y de nuestro techo provincial en la cima del Obispo, (por Revolcadores), que no es otra que la de La sierra las Cabras a 2084 metros, que tampoco tiene el tubo colocado aquí sino unos metros más abajo, en el pico de la Atalaya a 2079m, que se encuentra al norte del techo de Albacete. Me explicaron que esta inexactitud se debe a que cuando se establecieron los vértices geodésicos hace algunas décadas, los medios de medición no eran tan precisos, no ajustaban casi al milímetro como los de ahora. Podía ocurrir también que en el momento de tomar la medida, el día se encontrase con deficiente visibilidad por niebla u otras causas, de manera que no se pudiese calibrar o situarse a ojo de buen cubero en el punto más alto que en todo caso lo estaba no más de uno o dos metros y distante unos cientos de donde el topógrafo se situase; de ahí y hasta que subsanen el error, la aparente falta de rigor que presentan las máximas alturas de algunas cimas.
Nuestros coincidentes montañeros aquella mañana ya tomaban el camino de vuelta...
FIN PARTE PRIMERA

No hay comentarios:

Publicar un comentario