lunes, 9 de noviembre de 2015

CERRADA DE LEZAR- CUEVA DE DON FERNANDO- PICO DEL BUITRE II

Mientras tanto, densas concentraciones de niebla iban penetrando en el barranco. ¿La profusión sería tal como para alcanzar nuestra altura y envolvernos...?
La localización de la cueva sobre el mapa topohispania 2.04 está marcada erróneamente. De modo que no es una situación fidedigna respecto de la real. En wikiloc se puede encontrar el track. Para llegar a la cueva, existe un senderillo, no muy bien definido que se acaba al llegar a una sabina y una gran lastra muy pendiente. Para llegar a la cueva lo mejor es colocarnos en la base del paredón derecho del pasillo, con forma de quilla, y desde él, subir por la base de los enormes paredones verticales que nos flanquean por la diestra. Así rodeamos un gran lastrón, bastante pendiente, por la parte superior, al pie de los cortados. Una vez que hemos bordeado esta gran lastra, continuamos ascendiendo por una pendiente pedregosa entre sabinas, y en breve alcanzamos la boca de la cueva de Don Fernando. El entorno es bonito de veras y las vistas hacia el cerro del Buitre y su barranco son impresionantes.
He visto algunos videos en youtube de espeleólogos que con sus buenos equipos la han visitado y me consta que sus enormes atractivos residen en su interior. Hasta existía un cable de acero dispuesto a lo largo de la enorme lastra previa al espacio de acceso a la cueva, que hoy día, por lo que nosotros pudimos comprobar, brilla por su ausencia. En días húmedos o directamente lluviosos y por tanto resbaladizos, el cable sobre la lastra, cumplía una función asidera utilísima.
Desde el interior
Atravesando la oquedad del fondo comienza lo verdaderamente interesante de esta cueva.
Algunos videos...en el lenguaje de Shakespeare






Tras las paredes ahumadas de esta cueva se esconde un mundo subterráneo fascinante en donde tiene lugar una de las más bellas formaciones kársticas de Andalucía. Es la más profunda de Granada (-241m), y a lo largo de su amplio corredor descendente podemos encontrar salas de enorme belleza, como la de la Gran Colada, en la que una extensa cascada de estalactitas cubre una pared gigantesca. (Fuente Sierra de Castril, de Agustín García Martínez)

En fin, visto queda que las maravillas las esconde en su interior así que, nosotros nos tuvimos que contentar con aquello que desde su entrada se nos brindaba, que no era poco.
La niebla continuaba progresando a través del barranco
Mi amigo Carlos, disfrutando como yo de tan bonita jornada montañera
Por no retroceder, tuvimos que hallar un cuele que nos conectara de nuevo con el track que seguía su progresión más hacia arriba de donde nosotros nos encontrábamos. Aunque hubo que realizar alguna pequeña trepada, hallamos el camino sin mayores problemas. Hasta Viky salvó el escollo sin ayuda de nadie.
Las brumas perseveraban en su tenaz empeño de embeller el paisaje. Y nosotros encantados de que ello ocurriera.
Caminando por entre el Chinar del Buitre. Un terreno algo más propicio para el caminante, aunque no demasiado.
Viky, la perfecta perra pastora, metamorfoseándose con el paisaje
El mediterráneo al fondo...
 
                               Morra Tocino, Los Calarillos...  

FIN DE LA SEGUNDA PARTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario