viernes, 17 de abril de 2015

LA RUTA DE LOS ESTRAPERLISTAS (POR LA ALBARDA)

El otro día es que iba recorriendo la ruta que me habían propuesto los bulleros, completamente embelesado mirando hacia los picos de la sierra del Molino, y de pronto sentí la necesidad de volver a coronar su cima. Ya la conocía de aquella vez, hace unos años, en que hice toda la cresta con mi amigo Eloy, alias el tío de la vara. En aquella ocasión, hacía muy poquito que había sucedido lo del incendio provocado por unos desalmados, y recuerdo que en ese sector de la sierra estaba todo tan carbonizado, que acabamos los dos con las pantorrillas y tobillos completamente tiznados. Indagué en la red, a ver con qué ruta distinta a la ya conocida podía ver cumplidos mis deseos y encontré varias posibilidades. Se me ocurrió que podía empalmar dos track distintos que según se fueran desarrollando sobre el terreno, decidiría si sería factible o no, poder combinar ambos.
Finalmente tuve que desistir, pues conforme avanzaba el día, el cielo cada vez se encapotaba más hasta concluir en un leve chispeo que me hizo tomar la decisión de suspender mis planes, dejando la conclusión final, esto es, coronar la sierra del Molino, para una mejor ocasión. La senda de los estraperlistas me sorprendió. No esperaba encontrarme tanto atractivo orográfico concentrado en apenas unos kilómetros. Si bien no tiene la espectacularidad de la ruta clásica por los Almadenes, nada tiene que envidiarle a esta si tenemos en cuenta que las vistas hacia el Almorchón, La Palera, El Molino, el cañon del Quipar, el pantano Alfonso XIII, etc, constituyen todo un tornasolado disfrute para la pupila.
La ruta en esta ocasión comienza justamente cuando acaba lo asfaltado del camino del Esparragal, que estos días se encuentra en obras de acondicionamiento y mejora, teniendo que eludir varias veces su maquinaria, por caminos adyacentes.
Dejamos el coche en el anchurón y estos carteles nos dan la bienvenida...
Más adelante nos encontramos con más carteles y unas escaleras en madera, muy coquetas, que conducen a la cueva de lo Monigotes. Suele haber una puerta que te corta el paso, cuya existencia deduzco debe ser para propiciar mayormente las visitas guiadas; aunque he leído en la red que a la cueva también se puede acceder por el río. Habrá que investigar en el futuro.
En dicha cueva se encuentran unas pinturas rupestres del Neolítico, de hace más de seis mil años, y que representan mujeres, hombres y animales, en el conocido como “Abrigos del Pozo”. Cabe destacar que solo esta excavado el 8%, por lo que esperan encontrar nuevos restos cuando se avancen los trabajos, condicionado a temas presupuestarios. Según nos informó la guía esta zona era el lugar de culto o donde vivía el  jefe de la tribu, mientras que el resto de individuos vivían en el otro lado del río.



La senda con estas vistas es un completo espectáculo
No sabe uno donde dirigir la pupila con tanta grandiosidad pululando por doquier
Uno puede imaginarse a los estraperlistas, en los difíciles años de la posguerra, transitar estas sendas entre Cieza y Calasparra, a veces aprovechando la noche, para burlar a los guardias y la cartilla de racionamiento, cargados con sus fardos de harina, aceite, sal, vino, celtas cortos, pan de carrasca y anís del mono...
¡Qué tiempos más jodíos tuvieron que ser aquellos...!
Esta choza, la utilizaban los recolectores de esparto para pasar la noche, dado que al realizar jornadas intensivas de varios días, no les traía cuenta regresar al pueblo al final de cada jornada solo para dormir.
Ascendiendo por la sierra de la Albarda
Majestuoso y espectacular cañón del Quipar
El pantano Alfonso XIII
Aperos senderistas y al fondo el pantano
¡Ohhhh, pero esto que es...The All Stars, la banda de Louis Armstrong en la Albarda...!
¡No me lo puedo decreer!
¡Y que bien suenan...!
¡Claro que, en semejante escenario, cualquiera toca bien...!
Mi Viky siempre disfrutando con la música y con el paisaje
Debe pensar al verme colocar las figuritas...
Este tío está completamente majara...
Por aquí comenzaba a chispear
La idea era saltar de la Albarda al Molino
Pero...y si nos caía un aguacero entre tanto...?
Viky, como a la sierra del Molino de momento, no creo que se la lleve nadie...que te parece si ahuecamos el ala y enfilamos pal coche por si las moscas...?
Lo que tú decidas está bien
Qué buena perlica eres, así da gusto andar contigo...
Una vez decidido que dejaríamos para otro día, conquistar la sierra del Molino, estuve columbrando por donde sería mejor atacarla y cuando ya más o menos lo tuve claro, atajamos por una bonita senda en descenso que pronto nos condujo hasta casi la misma pasarela de los abrigos del Pozo
Los estragos causados por el incendio del 2010 aún son evidentes
En las inmediaciones del coche nos esperaba Jacinta. Debía ser un animal domesticado acostumbrado a la presencia humana y perruna pues se mostró en todo momento no solo amigable sino muy interesada en el tándem que formábamos mi Viky y yo...cometí la torpeza de darle que probara un poquito de alfajor y se encariñó tanto con nosotros que nos rompió el corazón.

Como me conozco, arranqué y salí pitando por no encapricharme más con la cabra, cuya mirada implorante me hipnotizaba
Intentando olvidarla estaba cuando miro por el espejo retrovisor y no doy crédito a lo que veo...esto sí que es amor a primera vista...
Mientras se acerca hasta nosotros con su alegre troteo caprino se me pasa por la cabeza el adoptarla...pero una escoba volando tras de mi triste figura y una noche durmiendo en Burete a la intemperie, me disuaden lo suficiente para dejarla tirada en la carretera, ahora que nuestro amor todavía es nuevo, poco hondo, sin demasiado empuje y puede detenerse sin demasiadas pérdidas... 
Ya me lo estaba imaginando y me temo que la Viky también...
Un nuevo blog, bajo el título..."Mi Jacinta y yo..."
Qué cosas nos pasan Viky, qué cosas nos pasan...
Claro, si dios tarde o temprano los cría y ellos se juntan...
No digas bobadas Viky, que le hemos caído bien y ya está...
Bueno, si tú lo dices...
¡HASTA LA PRÓXIMA AMIG@S!

No hay comentarios:

Publicar un comentario