jueves, 27 de septiembre de 2012

LAS CUEVAS DE ZAÉN I

Hola amig@, aquí estoy de nuevo para presentar una nueva entrada en este rincón que es también el tuyo.
Después de la interesante aventura haciendo vivac en la sierra Aitana, acompañado de un fantástico grupo de personas que no hicieron otra cosa que ensalzar el resultado final de la experiencia, así como la última que viví hace apenas unos días, con mis admirados montañeros murcianos, los llamados "Comando Totana" y los amigos de la sierra del pozo, junto a los cuales, también disfruté de una epopeya inolvidable, tocaba rescatar aquel recorrido circular que hice hace diez días, por las cuevas de Zaén, Rincón de los huertos, el famoso bosque de encinas, único en la región, y vuelta de nuevo a la aldea de Zaén de arriba, lugar desde el que inicié mi recorrido.

Y ha llegado el momento de negociar nuestra particular tournée por ese territorio.

Pocos murcianos quedarán por conocer esta comarca de la siempre interesante tierra moratallera.
Si tú eres uno de ellos y no has hecho todavía tu preceptiva excursión, no demores más el hacerlo porque recorrer el calar de las cuevas de Zaén y el carrascal de Bajil, es visita obligada de cualquier buen murciano que se precie de serlo. Te aseguro que no solo es un recorrido que atesora gran diversidad de elementos naturales, arqueológicos e históricos, sino también paisajísticos. 

Y si no estás muy seguro de ello, dame una oportunidad, a ver si lo que no soy capaz de lograr con el teclado, puedo conseguirlo al menos con el modesto sensor de mi cámara de hacer retratos.

Bonitas estampas del Campo de S. Juan, mientras vamos ascendiendo hacia el calar de Zaén.
Esto es Zaén de Arriba y es una aldea con encanto...
Y esa carretera de la derecha de la imágen, es la que nos conduce hacia El Sabinar...
Mi Viky siempre está dispuesta a lucirse, posando para mí...

Los depósitos marinos y de transición, deltas y playas, de las cuencas sedimentarias sinorogénicas del Mioceno medio afloran con unas sucesiones estratigráficas extraordinarias en el norte de Moratalla. Todo el campo de San Juan, hasta incluso Benízar, tiene un gran interés paleogeográfico y sedimentológico ya que forma parte de la antigua conexión entre el Atlántico y el Mediterráneo, el denominado Estrecho Norbético.

Los parajes del Calar de las Cuevas de Zaén y Bajil, constituyen la última fase del cierre de este estrecho, donde se ha conservado de una forma excepcional un abanico deltaico, y el último episodio transgresivo, subida del nivel del mar, previo al cierre de este estrecho. Lo que confiere a este paraje natural de Murcia como un Lugar de Interés Geológico de escala nacional.

Pero quizás este relieve es más conocido popularmente por las cavidades que coronan la ladera sur y oeste del Calar de las Cuevas, unas geoformas únicas en Murcia, visibles desde todo el Campo de San Juan y que sin duda deben ser conservadas y utilizadas con fines culturales, educativos e incluso turísticos, un lugar idóneo para realizar un geoparque.


Quien así escribe, está claro que no es el artífice de este blog; ¡que más quisiera yo que atesorar tantos conocimientos y empleo de terminología geológica como maneja este ínclito científico.

Estoy seguro que te has dado cuenta enseguida.

Si algo bueno tiene caminar, es que con el tiempo, acabas por prestarle atención a todo lo que te rodea, a cualquier insignificancia con la que te tropiezas.

Reparas en detalles que antes te pasaban inadvertidos.

De pronto, quieres saber el nombre de aquella rapaz que sobrevuela a lo lejos; aquel pájaro que con su alegre trino, está posado sobre la rama de un árbol; también quieres saber el nombre que recibe este...si se trata de un álamo, de un nogal, de un roble, un albaricoquero, un ciruelo, un manzano, un pino carrasco, un laricio...yo antes de subir montañas no sabía establecer la diferencia...flores, arbustos. 
Antes de "echarme al monte", todo para mí eran matojos.

Flora y fauna. Qué bonitas ramas de la biología.

Botánica. Ahora envidio a la gente que sabe ponerle nombre a las plantas. Incluso conoce su denominación científica.

Ahora me gusta saber. Quiero aprender. Aunque no me entere de gran cosa como es el caso, pero sí me queda claro que este es un paisaje gestado hace 25 millones de años, que estuvo sumergido, de ahí sus marinas formas, y que unos millones de años antes, por aquí pasaba un estrecho que conectaba el mediterráneo con el oceano atlántico, en lo que se denominaba el estrecho norbético.

Me parece todo tremendamente interesante y por eso he leído con atención a un ilustre murciano, geólogo por supuesto, de Molina de Segura que se llama Francisco Guillén Mondéjar y que escribe en este enlace, acerca de las cuevas de Zaén y que tú, mi querid@ visitante, que también quieres aprender, no deberías dejar pasar la oportunidad de echarle un vistazo, antes de seguir adelante, para comprender, como yo, la importancia geológica que esconden estas bonitas tierras moratalleras. 
 ¿No te da a ti por pensar que lo mismo que ahora aprovechan estas cuevas los lugareños para proteger al ganado, también nuestros antepasados pudieron utilizarlas como refugio, como guarida, como lugar para vivir...?¡Menudos chalets adosados tuvieron por hogar...!
¡Qué lujazo les supondría!
Es una pena que la fotografía digital aún no haya desarrollado un sistema en el que intervenga no solo el sentido de la vista sino también el del olfato. 
Este lugar desprendía un aroma especial.
Lo dejo a tu imaginación, y a la discreta empatía que pueda despertar en ti el fotógrafo, pero sentí envidia de mi Viky porque ella sí que percibía, olfateaba el ambiente mágico de un lugar rebosante de carga histórica.
 El paisaje no obstante, a espaldas de las cuevas, se presta también a la contemplación; me quiero imaginar la inmensa belleza del lugar en primavera, con todos los sembrados, vestidos de verde.
¡Ehhhhh, unas cabritillas, que más que asustarse ellas, nos asustaron a nosotros porque salieron como una exhalación, del interior de las cuevas...

FIN DE LA 1ª PARTE
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario